4 canciones


 

Después de unos años buscando su lugar, su camino y su forma de decir las cosas, Zarra vuelve a la carga.

Por fin, tras un mes de pelea con los micrófonos, las guitarras y las cuerdas vocales éste ha sido el resultado.

Ahora siempre toca pensar en el próximo paso, donde entran en juego todos los que busquen una nueva banda sonora para esas mañanas de invierno, para acortar los infinitos viajes en metro tras un día de oficina y es que, es precisamente en eso, donde reside la esencia del proyecto.

Las canciones de Zarra están en movimiento y de forma casual y no pretendida varían según quien las escuche, donde la luz puede ser la más oscura noche y las tinieblas un buen pozo de esperanza.

Cuatro canciones nuevas que confirman que el camino sigue y que no habrá nada que pueda detenerle.

Historias sin miramientos, con esa doble identidad, nadando siempre en la cuerda floja, donde conviven imágenes, sensaciones, miradas en movimiento y disparos certeros.

Grabadas con mimo, buscando siempre hacer de algo pequeño, un gran universo que hable por sí solo. Es por eso que en este nuevo EP que presentamos encontrarás lo único y absolutamente imprescindible para que estas historias cobren vida y caminen por sí solas, desde una perspectiva acústica e intimista.

Deja un comentario